Multimedios Balcarce
Miércoles, 13 de Diciembre | 9385 Usuarios únicos

Sociedad

Piden reabrir una causa para que se investigue el abuso de un chico con Síndrome de Down

03.12.2017 | El ataque, según su mamá, fue en una Escuela Especial. La fiscalía archivó provisoriamente el caso. El drama de los abusos y el reclamo por justicia.


Marisa González está convencida que su hijo fue abusado sexualmente cuando tenía 6 años y concurría a una Escuela Especial de Balcarce. El hecho, que ella misma denunció en la justicia, ocurrió en el mes de octubre de 2011. Su hijo, que tiene Síndrome de Down, fue sometido a distintas pericias psicológicas y fundamentalmente médicas que determinaron que presentaba lesiones que se corresponderían con un ataque de tipo sexual. La fiscalía comenzó entonces una amplia investigación en la que sumó testimonios, declaraciones de los directivos de la Escuela Especial N° 501, y pericias médicas y psicológicas. Después de seis años, se conoce ahora, la propia fiscalía archivó provisoriamente la causa por falta de pruebas y porque no se pudo encontrar responsables del abuso sexual, por lo que en el caso tampoco hubo imputados, se señaló. En este contexto, la madre del chico, que hoy tiene 12 años y concurre a otro establecimiento educativo, exigió justicia y pidió que se reabra la investigación. Esto sucede en medio de la conmoción que generó un supuesto acoso sexual en la Escuela Técnica y otras denuncias de este tipo que se conocen y que muchas veces no llegan a la justicia. “Cuando esta semana leí en La Vanguardia el caso de un acoso en la Técnica –ver aparte- me indignó mucho y me pregunté si terminaría como la denuncia que yo hice cuando abusaron de mi hijo. La fiscalía archivó el caso, esa fue la notificación que recibí, pero yo pretendo que se reabra y haya justicia. Pasaron seis años y la verdad que es un tema que junto a mi hijo tratamos de superar a tal punto que ya no hablamos de lo que pasó. En aquel momento, él fue sometido a pericias psicológicas y revisaciones médicas en Mar del Plata y creo que, sobre todo el informe médico, fue bastante categórico respecto de las lesiones genitales que presentaba. Hicimos marchas, reclamamos muchas veces en soledad, y aún hoy lo seguimos haciendo”, afirmó.

Otra etapa. La mujer, sobre la situación de su hijo, indicó que “pudo rehacer su vida con muchas complicaciones y desde aquel momento concurre a otra escuela. Yo no culpo a nadie, porque ese es el trabajo de la fiscalía, pero en verdad siento que el caso ha quedado impune y por eso acepté hablar”, sostiene Marisa. Por otra parte, fuentes de la Fiscalía contaron al cierre de esta edición que la causa “podría reabrirse en la medida que aparezcan nuevas pruebas, o se aporten testimonios reveladores. También se aclaró que el archivo es provisorio por no haber podido hasta ahora identificar al responsable del abuso”, indicaron.

Cambios.  Marisa recuerda que su hijo tuvo cambios muy notorios en su personalidad y actitudes que nunca había visto en su persona. “A él le encantaba ir a la escuela, estaba feliz, hasta que un día dejó de hablar, decía que no quería ir a la escuela, y se tomaba todo el tiempo la panza cuando bajaba de la combi y hasta le costaba caminar. Un día se tiró al piso con la mochila puesta y lloraba. Sólo se tocaba y no hablaba porque decía que le dolía la garganta. Ahí empecé a sospechar que algo andaba mal hasta que un día –en octubre de 2011- lo revisé antes de cambiarlo y hallé las lesiones que tenía y que no vienen al caso describirlas. En ese momento me quería morir, le conté a mi marido, lo llevamos al pediatra y nos indicó que hiciéramos la denuncia. Lo llevamos a Mar del Plata y realizamos la denuncia en la Comisaría de la Mujer donde comenzaron a hacerle una serie de estudios y pericias que, recuerdo perfectamente,  ratificaban el abuso. Lo que no se pudo determinar es en qué circunstancias ocurrió y quién o quiénes fueron los responsables”, exclamó la mujer que recordó que hace un tiempo se denunció otro caso de abuso sexual por los padres de un alumno de 11 años perteneciente a la misma escuela.  “Muchas cosas se tapan y eso es lo que me pasó a mí también. Estos temas hay que hablarlos y hay que trabajar en las escuelas para que no sucedan más”, aseguró Marisa.

La nota completa en la edición impresa. 

© Copyright 2017 Diario La Vanguardia - Todos los derechos reservados.
La reproducción total o parcial de los contenidos aquí vertidos solo será permitida citando la fuente.

Los contenidos períodísticos y/o fotográficos aqui publicados, se encuentran protegidos por la Ley 11.723; la reproducción de contenidos no autorizados, constituye un acto ilícito y por ello sancionable".

Central de Noticias Balcarce
Calle 16 n 662 1 piso tel 02266 42-4151

Desarrollado por osmosis