Multimedios Balcarce
Lunes, 11 de Diciembre | 6262 Usuarios únicos

Sociedad

Un padre feliz: viajó a Nueva Zelanda para ver a sus hijas y a su nieto

18.06.2017 | Ricardo es chofer y coleccionista de llaveros. Recorrió más de 10 mil kilómetros para un emotivo encuentro con sus hijas y su nieto, al que sólo conocía por fotos. Su historia.


Fueron 10.300 los kilómetros en los que Ricardo Cabrera, chofer de la empresa El Rápido y coleccionista de llaveros, tuvo que contener varias veces la respiración. Es que al final de ese camino, en Nueva Zelanda,  lo esperaban sus hijas que residen en ese país y su nieto al que sólo conocía por fotos.  “Fue terrible y lindo la vez, porque tengo paz de saber que están bien, de saber que trabajan y pueden progresar. Es también desgarrador porque a ningún padre le gusta tener los hijos tan lejos. A mí me gustaría tenerlos reunidos por lo menos una vez a la semana o los domingos en la misma mesa pero bueno, mi hija mayor me dijo antes de irse algo que es muy cierto: “papá, toda la vida nos enseñaste a volar, hoy no me vengas a cortar las alas”, le cuenta Ricardo a La Vanguardia. “Hoy la tecnología te acerca –dice- pero no es lo mismo que el abrazo, una caricia o un beso. Yo  simplemente me deje guiar por mi hija más chica, que es la que vino a buscarnos. Pero la historia empezó antes. La que primero se fue a Nueva Zelanda fue mi hija mayor Luz y me acuerdo que cuando me lo contó terminé internado en el Hospital Municipal, porque no quería que se fuera. Y cuatro años más tarde se fue su hermana Sol”, recordó todavía conmovido por aquella decisión que lo separó de sus hijas.  

El nieto
El reencuentro después de varios años no podía ser menos emotivo. “Por eso este encuentro, y ahora con un nieto de por miedo, fue emocionante. A los cinco minutos estábamos los dos tirados en la alfombra jugando como si nunca hubiesen existido esos dos años de distancia entre nosotros. Fue tremendo. Y al otro día, eran las seis y media de la mañana y se paraba en la puerta de la habitación y se metía en la cama con nosotros, eso fue realmente impagable. Él tiene dos años ahora y se llama Noah”, contó emocionado. Sobre la vida de sus hijas en una sociedad bien distinta a la argentina, comentó que las dos trabajan y hacen su vida; “la mayor, la madre de Noah, Luz, está en un instituto ya que es maestra inicial, y también lleva adelante  un micro emprendimiento donde fabrican y venden churros en un shopping cosa que no hay o no existe allá, así que le está yendo hasta el momento muy bien y la menor es chef, ejerciendo en Nueva Zelanda desde el primer día que llegó”, resaltó.

La vida
Sobre la vida en Nueva Zelanda dijo Ricardo que “es un país donde no existe una calle de tierra, hay mucho respeto, orden, no se preocupa la gente por la vida nocturna porque prácticamente no la hay, y si he visto tres policías en la calle es mucho. No existen las almacenes y si los monstruos que son los supermercados gigantes. Y además está todo automatizado. Es decir, uno elige lo que va a llevar, lo paga, y listo. Pero lo hacen por la sencilla razón que nadie se robaría nada. Acá no creo que funcionaria. De vuelta me traje me traje un reloj, entonces me puse la hora argentina y abajo me dejé grabada la hora de Nueva Zelanda  para no tener mayor problema. Nos comunicamos por WhatsApp y llamadas también cada tanto. Me gusta llamarlas porque escucho su voz y es como tenerlas más cerca”, concluyó Ricardo que, este domingo, y a pesar de la distancia, celebrará junto a su mujer Monica el Día del Padre.

Un país distinto
Dos islas principales y una serie interminable de islas más pequeñas, islotes y grandes rocas aflorando del océano, con una naturaleza abrumadora y una organización social envidiable. En medio del Pacífico Sur, a 2.000 km de su vecino más cercano y a más de 10.300 de Buenos Aires, Nueva Zelanda se abre como un destino no tan conocido por los argentinos, pero cada vez más cercano desde hace un tiempo. Por ejemplo, desde que Los Pumas juegan el Rugby Championship o desde que Air New Zealand inauguró el vuelo directo, sin escalas, entre Buenos Aires y Auckland.


© Copyright 2017 Diario La Vanguardia - Todos los derechos reservados.
La reproducción total o parcial de los contenidos aquí vertidos solo será permitida citando la fuente.

Los contenidos períodísticos y/o fotográficos aqui publicados, se encuentran protegidos por la Ley 11.723; la reproducción de contenidos no autorizados, constituye un acto ilícito y por ello sancionable".

Central de Noticias Balcarce
Calle 16 n 662 1 piso tel 02266 42-4151

Desarrollado por osmosis