Multimedios Balcarce
Jueves, 20 de Julio | 5527 Usuarios únicos

Sociedad

Alerta por falsos llamados extorsivos: gritos y llantos en la noche

14.05.2017 | La fiscalía investiga al menos cuatro casos. Llaman a las víctimas y se hacen pasar por un familiar para conseguir dinero. El tono de una voz puede ser clave para la investigación. Foto: ilustrativa.


El teléfono casi siempre suena de noche o en la madrugada. Las víctimas, sin saberlo, son sorprendidas y caen en un engaño que no da tiempo de reacción. Llantos, gritos, pedidos de auxilio o la noticia de un accidente son los condimentos con los que los delincuentes orquestan una mentira que tiene un sólo objetivo: conseguir dinero rápido y de manera segura. Quienes están detrás de estos denominados llamados extorsivos son personas que utilizan teléfonos que no pueden ser identificados y buscan a personas mayores de edad, generalmente jubilados. A los dramas en los que pueden involucrar a un familiar de la víctima con este ardid se suma otro que está relacionado con la necesidad urgente de cambiar dólares porque –supuestamente  se viene una corrida cambiaria. Aseguran que un contador del banco pasará a buscar los dólares para de esa manera cambiarlos y evitar perder el valor de la moneda en la que se atesora. En la mayoría de los casos ocurridos en Balcarce, los llamados extorsivos se dan a altas horas de la noche. Primero se oye una voz anónima que simula ser de un familiar golpeado. Luego un presunto secuestrador atiende y exige dinero a cambio de su liberación en los casos más extremos. A diferencia de los secuestros reales, -dicen los investigadores consultados por La Vanguardia- nadie se encuentra privado de la libertad ni corre riesgo físico alguno. En estos casos, la víctima es la persona que recibe la llamada telefónica.

Modalidad delictiva. El autor de este delito se comunica telefónicamente con la víctima que recibe el llamado y simula el secuestro de un familiar o conocido. La mayoría de estos llamados son realizados por varones, a teléfonos fijos, y se registran entre la medianoche y las 5 de la mañana, explican a este diario quienes trabajan en la investigación de estos hechos. La persona que realiza la llamada conoce datos mínimos de quien atiende el teléfono: puede saber su nombre, las características de la fachada de su vivienda o del barrio. En cambio, suele carecer de datos precisos sobre la persona cuyo secuestro aparenta, por eso se encuentra especialmente atenta a que la víctima se los proporcione. Quien realiza la llamada intenta que no se corte la comunicación para no darle a la víctima la oportunidad de chequear la situación de la persona cuya emergencia se simula. En muchos casos, la víctima que recibe la llamada tiene la sensación de escuchar la verdadera voz de un familiar o conocido que le pide auxilio.

Más datos.  En la gran mayoría de los casos se simula directamente un secuestro, pero en los casos denunciados en Balcarce el engaño comienza con el supuesto accidente de un familiar o allegado. En estos casos, se finge llamar desde un hospital o comisaría para lograr obtener más información, y después se exige el pago de un “rescate”. Respecto de las investigaciones que lleva adelante la Fiscalía Descentralizada se mencionó que se está en etapa investigativa, aunque se dijo que existen algunas pistas que pueden ser importantes para avanzar con la pesquisa. La primera –se confió- está relacionada con el tono de la voz que, en al menos dos casos, sería la misma y muy similar a los dos restantes, con lo cual se cree que podría tratarse de la misma banda. Por otra parte, los investigadores creen que estos delincuentes, que visten bien y que en la calle se comportan como un ciudadano más, llegaron a la ciudad hace algunas semanas, probablemente hayan alquilado una casa o un departamento y desde ese lugar hacen los llamados con un “número privado”, escudo informático que consiguen cambiándole el chip a los celulares. También mencionan las fuentes que se trata de hombres que generalmente se mueven solos y sin mujeres. Una vez cometido los engaños, dejan los lugares que alquilaban y se van de la ciudad sin dejar rastro. “Por esto es importante actuar rápido”, apunta una fuente de la investigación. 

© Copyright 2017 Diario La Vanguardia - Todos los derechos reservados.
La reproducción total o parcial de los contenidos aquí vertidos solo será permitida citando la fuente.

Los contenidos períodísticos y/o fotográficos aqui publicados, se encuentran protegidos por la Ley 11.723; la reproducción de contenidos no autorizados, constituye un acto ilícito y por ello sancionable".

Central de Noticias Balcarce
Calle 16 n 662 1 piso tel 02266 42-4151

Desarrollado por osmosis